GODZILLA

El REGRESO de GODZILLA

El monstruo más reconocido de Japón arrasa en los cines a nivel mundial.

Al escuchar la palabra GODZILLA automáticamente la imagen de un titánico lagarto llega a la mente de cualquier mente mortal a lo largo de la faz de la tierra, porque seamos claros, desde su primera aparición en la pantalla grande en 1954, el conocido “Rey de los monstruos” ha despertado la curiosidad de varias generaciones de personas que crecieron escuchando el ya reconocible grito de la creatura.

La evolución de la tecnología y el auge del cine de ciencia ficción hacia inequívoco el volver a colocar a esta colosal creatura en el lugar que le corresponde, como protagonista de un éxito de taquilla. El encargado de enfrentar el reto de “refrescar” el mito de GODZILLA para las nuevas generaciones, capturando al mismo tiempo la atención de los seguidores de las aventuras del personaje fue el director británico Gareth Edwards, quien en 2010 sorprendió al mundo con su peculiar visión de un ataque extraterrestre en “Monsters”.

GODZILLALa primera cosa que debían lograr con esta película era lograr quitarle el “mal sabor de boca” que la película de 1998 dirigida por Roland Emmerich dejo en muchos, y que mejor que empezar por ir al inicio y empezar desde cero. La historia nos lleva a un viaje desde los primeros avistamientos de una creatura gigantesca en el océano Pacifico hasta el descubrimiento de un extraño nido gigante en 1999. A partir de ahí la trama nos adentra a un misterio que pocos en el planeta conocen: la existencia de aterradoras creaturas de titánico tamaño quienes aún permanecen en estado latente en las profundidades de la tierra.

El protagonista de la historia –al menos de la trama humana- es Ford Brody, a quien da vida el actor Aaron Taylor-Johnson. Este muchacho sin saberlo ha sufrido desde corta edad las repercusiones de la existencia de los OTENI (Organismo Terrestre No Identificado) que han marcado su vida con tragedias. En la infancia pierde a su madre -interpretada por Juliette Binoche- en un terrible accidente en la planta nuclear donde trabajaba al lado de su padre, Joe Brody – interpretado por Bryan Cranston- quien no logra superar un incidente que solo él entiende no fue lo que las autoridades aseguran.

El presente rápidamente se transforma en una gigantesca zona de guerra, ya que el despertar de una creatura genera un efecto cascada, despertando a su hembra –almacenada en un reservorio radioactivo en los EEUU- y a un depredador que buscara evitar su propagación: GODZILLA. La interesante propuesta nos muestra a una humanidad empeñada en intentar controlar fuerzas que no entiende, y que ve sus esfuerzos de lucha truncados a cada momento. El personaje del científico Ishiro Serizawa –a quien da vida el actor Ken Watanabe- lo explica perfectamente en un dialogo donde explica que la única opción es “déjenlos pelear”.

El arco final de la película nos muestra de primera mano la devastación que estas creaturas pueden liberar a su paso, con el increíble momento en que GODZILLA libera su “rayo atómico” como desesperado modo de combatir a un par de creaturas que no tienen ninguna intención de desaparecer de la tierra. El heroico Ford logra distinguirse entre la masa de soldados enfrentando la situación y se convierte en el único humano que le da una mano al “Rey de los monstruos” en su encarnizada lucha final. El final nos deja abierta la posibilidad de una secuela, que con la excelente taquilla que está generando la producción donde también participan las actrices Elizabeth Olsen y Sally Hawkins es más que seguro que debemos esperar.

Texto: Victor Goncalves

Noticias Relacionadas:

- Tagged: , , , , , , - no comments