Casi normal, un musical a la medida de Venezuela

Casi normal: Un musical a la medida de Venezuela

La versión local de la afamada pieza de Broadway se estrenó en Caracas en el Teatro Chacao

Abordar una problemática tan contemporánea como el desorden bipolar, la depresión y sus consecuencias en una familia, puede que sea uno de los mayores méritos del musical Casi normal. Esto, fuera de las virtudes artísticas que se le han reconocido ya desde su estreno en Broadway en 2009 y que se concretaron en premios Tony y Pulitzer.

Musical CASI NORMAL Venezuela 01El montaje que de esta pieza se hace en Venezuela actualmente es digo de aplausos por razones múltiples. Las heredadas del montaje matriz son obvias, pero hay muchas otras con sello nacional que son dignas de mencionar.

En tiempos en los que parece que la inversión en este país es mínima y solo aparece cuando se va a lo seguro, a lo rentable porque sí, aparece un grupo de valientes que decide que apostar por esta obra es una buena idea. En este particular hay que destacar a Claudia Salazar (productora general), quien encontró en FM Center a los aliados perfectos para embarcarse en esta aventura. Juntos, sumaron la valiosa voluntad de Marcel Rasquin, quien debuta en las lides del teatro musical con pie derecho y una visión probada de calidad en todo a lo que le pone su firma.

Musical CASI NORMAL Venezuela 02“Casi normal” relata la historia de una familia en la que la madre ha sido diagnosticada con trastorno bipolar. Entre todos, sortean las dificultades que implica enfrentar esta realidad cotidiana, unos días con mas suerte que otros, unas veces más dentro de la comedia que del drama.

Es esta lucha entre extremos lo que da pie a que las emociones salgan a flote en una trama sencilla –pero que no simple- que llevan a la vida Karina, Napoleón Pabón, Laura Guevara, Alejandro Sojo, Alí Rondón II y Tico Barnet. Las dinámicas sobre el escenario son convincentes, las actuaciones sólidas e inteligentemente se prescinde del baile como tal, aunque todo movimiento está efectivamente coreografiado en el marco de una escenografía más utilitaria que estética.

Todo gira en torno a las voces, porque son ellas las que transmiten el mensaje, las que conmueven, lo que se instala en la memoria. En este particular destaca –sin lugar a dudas- el trabajo de Karina, quien con una afinación increíble logra salirse de su tradicional registro con rastros de drama y dolor para matizarse con una dulzura envidiable. El resto del elenco le sigue los pasos con solvencia y dentro de sus posibilidades, incluso Alejandro Sojo, quien compensa con la actitud que su personaje le exige las carencias vocales .

Musical CASI NORMAL Venezuela 03No hay presunción ni ínfulas de grandeza en el montaje venezolano de Casi normal. No. Lo que hay es trabajo parejo y muchísimas ganas de hacer las cosas bien. Lo que brillan son las buenas decisiones, desde el diseño de los visuales que se suman a la historia en las pantallas de fondo hasta los detalles en la precisa dirección de arte, pasando un una sincronía entre la banda en vivo y los cantantes que solo denota horas y horas de práctica. Es una lección de saber arroparse hasta donde llegue la cobija y de cómo inventar cobija si no existe.

En tiempos de polarización y entremos es una buena idea ver Casi normal, porque no se trata de recuperar la cordura o de que las cosas sean perfectas, sino de aceptarnos como somos y vivir lo mejor que podamos.

Texto: Roberto Rodríguez

Fotos: Eliezer Benavides

 

 

Noticias Relacionadas:

- Tagged: , , , , - no comments